De vender chance en Urrao a disputar con Froome el título del Tour de Francia

598 0
533162 1 - De vender chance en Urrao a disputar con Froome el título del Tour de Francia
Foto:Instagram:Rigobertouran/Twitter:Ride-Argyle

Por Daniel Rivera Marín

En los dos últimos años, el ciclista estuvo por fuera de las grandes competencias por alergias ocasionadas por el clima europeo, sin embargo este año ha dado la sorpresa en el Tour de Francia. Conozca su historia.

maxresdefault 1 300x169 - De vender chance en Urrao a disputar con Froome el título del Tour de Francia
Urrao-Antioquia-Youtube

Urrao es un pueblo mínimo del suroeste de Antioquia, erguido con sus pocas cuadras y una iglesia amarilla de gran torre en un valle de la cordillera occidental. La iglesia está en el parque principal. La iglesia constituye al pueblo. Sin religión no hay pueblo. Rigoberto Urán era un muchachito flaco y motilado al rape, los pelos monos, la vivacidad de un humorista paisa, y en ese parque vendía chance con su mamá Aracelly; continuaban con el oficio heredado de su padre, que murió en agosto de 2001 cuando salió a montar en bicicleta con unos amigos y los paramilitares lo interceptaron en el camino, le dijeron que necesitaban a un arriero para sacar el ganado robado de una finca, don Rigoberto se negó, y lo mataron.

Urrao era un municipio como tantos antioqueños: sus guerrilleros, sus paramilitares, sus campesinos en medio de todo. Después de la muerte de su padre, el pequeño Rigoberto se hizo cargo de ayudarle a su madre, pero era muy mal vendedor de chance y nunca vendió un número ganador, no tenía la malicia del padre, que sabía combinar números, convencer al cliente de que el azar le podía caer encima con varios millones entre las manos.

533166 1 300x159 - De vender chance en Urrao a disputar con Froome el título del Tour de Francia
Foto:www.semana.com

Meses antes de morir, el padre le enseñó a Urán a montar en bicicleta y le inoculó una disciplina, aunque el muchacho quería ser futbolista, deporte para el que nunca demostró talento, parecía que tuviera dos pies izquierdos: no hacía un gol, se enredaba con sus propias rodillas.Tres meses después de la muerte del padre, Urán participó en su primera competencia: la prueba contrarreloj de la clásica de Urrao, recorrió tres kilómetros en tres minutos y medio. Cruzó la meta con una pantaloneta maltrecha, con un casco que le daba vueltas sobre su cabeza, con una camiseta que no parecía para un uniforme, que le quedaba grande, con la bicicleta pesada que un tío le había regalado. Ganó. Así fue como pasó Club de Bicicletas de Urrao al club Orgullo Paisa. Así empezó la disciplina: montarse en una bicicleta por horas para intentar llegar primero.

Tres meses después de la muerte del padre, Urán participó en su primera competencia: la prueba contrarreloj de la clásica de Urrao, recorrió tres kilómetros en tres minutos y medio. Cruzó la meta con una pantaloneta maltrecha, con un casco que le daba vueltas sobre su cabeza, con una camiseta que no parecía para un uniforme, que le quedaba grande, con la bicicleta pesada que un tío le había regalado. Ganó. Así fue como pasó Club de Bicicletas de Urrao al club Orgullo Paisa. Así empezó la disciplina: montarse en una bicicleta por horas para intentar llegar primero.

rigo palabroso 580x400 300x207 - De vender chance en Urrao a disputar con Froome el título del Tour de Francia
Foto:Las 2 Orillas.

Las pocas veces que Urán ha hablado de su padre, dijo: “Yo inicié a montar en bicicleta en 2001, un tío me regaló la bicicleta, inicié con ropa normal y el sábado había una contrarreloj y le gané a todos con ropa normal y ya iniciaron unos años muy buenos para mí aquí en Colombia, cuatro años. Ganaba casi todas las carreras que competía y ya me dijeron que competir en Europa, con 19 años. Han sido años maravilloso en Europa. Mi papá fue el que me inició en el ciclismo, me dijo que hiciera algo productivo”.

Por esa época Urán hacía recorridos de entrenamientos que dejaban sus músculos molidos y que hoy parecerían un chiste: iba a veredas, a corregimientos y de cuando en vez pedaleaba hasta Concordia o hasta Salgar, montaba máximo 70 kilómetros. Hoy puede hacer 170 kilómetros en un día de entrenamiento sobre la bicicleta, hace 28.000 kilómetros al año.

En Colombia los ciclistas se hacen ciclistas porque querían ser productivos, porque veían en la bicicleta un medio de transporte, un medio de trabajo, nunca una diversión. Los niños asmáticos —como Urán— nunca buscaron la diversión en una bicicleta.

Versión completa en Semana.com

 

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *