Despelote en el Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB

616 0
utadeo.edu .co  620x264 - Despelote en el Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB
Imagen utadeo.edu.co

Publicado el 09/28/2017 en ARTÍCULOS

La renuncia del presidente del CPB William Giraldo y del fiscal Germán Mejía Pinto, en la asamblea ordinaria del mes de julio con el fin de despejar el camino hacia la elección de una nueva junta directiva que corrigiera la polarización entre sus integrantes y que venía afectando la marcha de esa organización, desembocó en el aprovechamiento personal  de quien se venía desempeñando como vicepresidenta.

La hoy presidenta del Círculo de Periodistas de Bogotá, desconoció primero los propósitos de las renuncias de Giraldo y de Mejía a los cuales se unió el tesorero Arturo Menéndez con su dimisión y, semanas después, la convocatoria a asamblea extraordinaria para elegir nueva junta directiva hecha por más de 40 de los 110 socios, derecho garantizado en los estatutos de esa organización, fue suplantado por Gloria Vallejo con su propia convocatoria para el 16 de septiembre y con un orden del día que establecía la ratificación de la junta actual -incompleta-.

Los socios no conocieron oportunamente la convocatoria extraordinaria de sus colegas porque la presidenta Vallejo dispuso a partir de ese momento la censura  en el portal del CPB y a los mensajes, comunicados  y correos de los socio que antes circulaban a través del sistema institucional. Igualmente asumió  irregularmente la representación legal del CPB puesto que su nuevo cargo no ha sido acreditado y reconocido por el Ministerio de Trabajo y suprimió las funciones del secretario general, Raúl Gutierrez.

En una confusa sesión,  el 16 de septiembre, la misma presidenta pidió a los socios que levantaran la mano quienes respaldaban la  ratificación y en medio de la algarabía desatada entre los que la apoyaban y los que no, levantó la sesión sin hacer el escrutinio de votos para anunciar  días después en mensaje a los socios y a través de las redes sociales, que la junta que ella preside había sido elegida en dicha asamblea.

La crisis se agrava hoy al conocerse la carta del director de la Fundación Premio Nacional de Periodismo CPB, Gabriel Ortíz  periodista de la más amplia trayectoria y fundador, director y copropietario del Noticiero Nacional.

La carta que adjunto, no se pudo enviar por los canales oficiales del CPB, porque la señora Presidenta, Gloria Vallejo, la censuró, como lo ha hecho con otras comunicaciones de los socios. He logrado conseguir algunas direcciones de los socios y a ellos les hago llegar una copia. Saludos a todos de su amigo, Gabriel Ortiz

Gabriel Ortizradiosantafe.com  215x300 - Despelote en el Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB

Gabriel Ortíz, ex director del Noticiero Nacional de televisión.
Foto radiosantafe.com

Bogotá, D.C., 20 de septiembre de 2017

Señores

JUNTA DIRECTIVA DEL CPB

SOCIOS DEL CIRCULO DE PERIODISTAS DE BOGOTÁ

Ciudad

 

Con extrema preocupación, vengo observando la alarmante crisis, por la que transita el Circulo de Periodistas de Bogotá, CPB; la polarización que sirve como eje central del desbarajuste, el derrotero que puede conducirnos a la disolución, y el desastre que ello representaría para los afiliados, para el gremio en general, para el periodismo colombiano y para la sociedad que nos considera su fiscal.

Desde hace más de medio siglo, fui admitido en el CPB y, créanme, que nunca había observado la sombra del desastre cubriendo nuestro panorama, ni tanta discordia.

Voy a cumplir 10 meses, de haber asumido la Dirección Ejecutiva de la Fundación Premio Nacional de Periodismo CPB, que acogí con lealtad, entusiasmo. Le dediqué todo mi tiempo, mi interés y mi dinámica. El entonces Presidente William Giraldo me aportó su valioso y desinteresado apoyo; la hoy Presidenta Gloria Vallejo, su acostumbrada colaboración y Luz Stella Tocancipá, toda su incansable cooperación.

En menos de 70 días se organizó y desarrolló el Premio 2017, alcanzando éxito total, renovando y devolviendo incomparable brillo al certamen y al CPB. La improvisación, es enemiga de la victoria y del triunfo.

Fue solemne, lucido, próspero y vistoso. Contó con un jurado admirable, integrado por periodistas de reconocido prestigio nacional e internacional, y una asistencia de lujo, incomparable. Se logró la mayor participación de la historia del Premio Nacional de Periodistas CPB, con 404 concursantes.

Hubo nuevos galardones que le elevaron su categoría e importancia. Infortunadamente, la polarización, no permitirá que ciertos sectores de nuestra institución, reconozcan la trascendencia de que un Presidente y Premio Nobel, un expresidente y tantas personalidades más nos hubieran acompañado.

Por todo lo anterior me tomó por sorpresa la calumniosa afirmación del Tesorero del CPB, Gonzalo Silva, quien con más cizaña, calentura, que análisis, expresó que el evento fue organizado de manera improvisada” y que registró pérdidas por 33.8 millones de pesos. Su examen revela una total desorientación sobre la realidad de los hechos. Hubo pérdidas como ha ocurrido en la mayoría de ellos, porque el Premio se creó para destacar al periodismo colombiano, no para lucrar al CPB. Esos 33.8 millones se consideran una inversión sumamente productiva, dada la recuperación de la importancia, la trascendencia y la recuperación del prestigio, que significó para nuestro gremio, gracias al rotundo éxito alcanzado.

Fue un análisis amañado e interesado, ya que no tuvo la honradez de comparar los costos vs los logros, frente a los eventos anteriores. Aviesamente quiso, hacerme aparecer como un inepto o un despilfarrador. Maliciosamente obvió contabilizar los aportes gratuitos que entidades y personas hicieron para la realización del evento. Fueron varios millones de pesos, que no valoró el Tesorero. Se le nubló la vista frente a los honorarios de la anterior Directora. Tampoco observó los costos de un libro y demás detalles que también ocasionaron elevadas pérdidas en el 2016.

El éxito del Premio 2017, hizo que una entidad Oficial, nos encomendara la organización de un Premio de Periodismo, que nos representa ingresos dos veces superiores a la pérdida de que habla el Tesorero.

Además, Mintic, en desarrollo de gestiones que adelantamos para mejorar nuestros medios de comunicación, se vinculara al Premio 2018, con el otorgamiento de un Galardón Especial.

La malintencionada, amañada y parcial información de Silva, fue quizás la razón para que la señora Fiscal, Clara López, haya pensado que me lucré estruendosamente y pidiera explicaciones sobre mis ingresos como Director de la Fundación.

Para tranquilidad de la celosa cuidadora de las finanzas del CPB, quiero dejar muy en claro, que mi trabajo, fue ad-honoren. No registra el menor costo por mi dedicación exclusiva al Certamen y otras actividades que en estos meses he adelantado en beneficio de la Fundación.

El señor Tesorero, falta a la verdad en todas sus apreciaciones sobre la Fundación, sobre el Premio y sobre otros temas que enlodan al expresidente William Giraldo, como si se tratara del único y omnímodo miembro de la Junta.

Lo más grave es, que insidiosamente produjo una carta injuriosa y calumniosa, momentos antes de una Asamblea, con oscuros propósitos. “Tiró la piedra, escondió la mano”, y no tuvo el coraje de asistir a la Asamblea que quiso torcer. ¿No entiendo cómo una persona que hace parte de la Junta, que ostenta el cargo de tesorero, no asista al máximo evento del CPB? ¿Tiene autoridad moral para eludir una responsabilidad de tal naturaleza? Debería aprovechar esta época de renuncias, para conjugar ese verbo.

Tampoco dio a conocer las otras actividades que realizó la Fundación, para obtener fondos y desarrollar programas y proyectos en beneficio de nuestros afiliados, de nuestra imagen y del periodismo colombiano.

Todos estos hechos me llevan a exigir la publicación de esta carta aclaratoria de las imprecisiones y calumnias, con igual despliegue y cubrimiento al que dieron a la del señor Silva, como lo señala la Libertad de Expresión.

Una reflexión final: hagamos una pausa en el camino para truncar el deterioro y el acelerado avance que lleva al CPB hacia la hipodérmica con formol, para embalsamarlo. El CPB, se hizo para defender la verdad, no para calumniar. Los socios más representativos, están cansados, se han marginado, o no quieren saber nada del CPB.

Pensemos más, en el gremio, en las libertades y en la sociedad, antes que en nuestros propios intereses. Busquemos la reconciliación y depongamos los vicios, odios, rencillas y malas energías, que hoy penden sobre nuestra institución. Acudamos más a la rectitud, la veracidad, la lealtad, caballerosidad y convivencia, que a los manidos estatutos que solo se usan para manipular y torcer interpretaciones. Unamos esfuerzos para superar la soterrada crisis, y salvar, revivir y fortalecer nuestro querido gremio.

Agradezco la atención que les merezca la presente y hasta una próxima oportunidad.

Atentamente,

GABRIEL ORTIZ

Director Ejecutivo de la Fundación Premio Nacional de Periodismo CPB

Tomado de Revista Corrientes

email - Despelote en el Círculo de Periodistas de Bogotá, CPBtwitter - Despelote en el Círculo de Periodistas de Bogotá, CPBgoogle - Despelote en el Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB

 

Related Post

elsalvador.com  620x264 360x260 - ¡A su salud!

¡A su salud!

Posted by - octubre 13, 2017 0
La acupresión. Foto elsalvador.com Grupo Editorial El Satélite Octavio Quintero/Director Publicado el 10/11/2017 en ARTÍCULOS La acupresión es una técnica medicinal que pertenece…

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *