Dejando de cruzar los dedos

466 0
cruzar los dedos con ajuste web - Dejando de cruzar los dedos
Imagen: Cruzar los dedos ©Fotolia: tinkivinki.
Desde hace varios lustros Colombia cruza los dedos en materia de seguridad vial. Lo hace cada vez que un peatón, un ciclista, un pasajero salen a la calle o que un conductor de carro o de moto exceden la velocidad. Ya es tiempo de dejar de hacerlo.

Cruzamos los dedos cuando esperamos que algo que no está bajo nuestro control, pero en lo cual hemos puesto empeño, salga bien. Cruzar los dedos es sinónimo de esperar buena suerte. De que la providencia nos acompañe en nuestros propósitos. También es signo de confianza y de incertidumbre a la vez.

Con la seguridad vial, Colombia vive cruzando los dedos. Lo hace cuando un peatón camina por la calle, cuando un ciclista viaja por nuestras vías, cuando el pasajero de un bus sube o baja del mismo, cuando un motociclista sale a trabajar o cuando un conductor excede la velocidad.

senales2 116x300 - Dejando de cruzar los dedos
Revista Autocrash.com

Desde hace varios lustros estamos esperando que los indicadores de seguridad vial mejoren, que disminuyan las cifras de fallecidos y lesionados en siniestros viales; sin embargo, ello no ha sucedido.

Solo en 2016 Colombia vio morir en las vías a 7.280 personas (en promedio 20 cada día) y quedar con lesiones a 45.256 (en promedio 124 cada día). Los indicadores quieren decir que desde que comenzó el año el 1 de enero hasta que finalizó el 31 de diciembre de 2016, en promedio cada 10 minutos una persona fue víctima de siniestros viales, los cuales le produjeron lesiones o la muerte.

Tomando como corte la última década, el país viene en una curva ascendente en materia de siniestralidad vial. En 2006 la cifra de fallecidos fue de 5.486. Para 2007 ascendió (5.642), al igual que en 2008 (5.670) y 2009 (5.796). Para 2010 tuvo un descenso no significativo (5.704) porque en 2011 subió nuevamente (5.792) y en adelante también; 2012 (6.152), 2013 (6.219), 2014 (6.402), 2015 (6.884) y 2016 (7.280), como dijimos antes.

Para ofrecer algo de contexto, en 2010 el gobierno del presidente Juan Manuel Santos (2010-2014), priorizó en el Plan Nacional de Desarrollo “Prosperidad para Todos”, la seguridad vial como una política de Estado. En 2013, mediante la Ley 1702 creó la Agencia Nacional de Seguridad Vial y en 2014 ajustó el Plan Nacional de Seguridad Vial 2011-2021 mediante la Resolución 2273 del 6 de agosto.

El actual Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 “Todos por un nuevo país”, incluyó, por su parte, la referencia más larga que haya tenido plan de desarrollo alguno en Colombia al tema de seguridad vial: 3 páginas y media, lo que es un verdadero hito en materia de política pública y delinea el derrotero de este gobierno en la materia.

img6493 230x300 - Dejando de cruzar los dedos
Ministerio de Transporte.

En el año 2016, con el nombramiento en propiedad del director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, este organismo comienza a operar en firme, ya con una planta de profesionales asignada y con la posibilidad de ejecutar los recursos dispuestos para el tema en el país, los cuales son relativamente generosos, o suficientes, en principio.

La gestión de la Agencia en esta etapa inicial de operación ha sido el fortalecimiento institucional en las regiones para el trabajo en el tema. Ha apropiado recursos para los departamentos y municipios y ha establecido una visibilidad operativa en conjunto con la Policía Nacional de Tránsito para ejecutar programas y proyectos en las carreteras de Colombia.

El país lleva una década cruzando los dedos sin resultados efectivos. Por ello, es perentorio decir que hacerlo es un acto de superstición que no asegura el éxito en la gestión de la seguridad vial en el país. Este se logra únicamente con conocimientos en el tema, buen desempeño institucional y recursos. Adicionalmente, con la voluntad ciudadana de comenzar y prosperar en el cambio de comportamientos en la vía.

Un herido o fallecido cada diez minutos en Colombia por siniestros viales merecen ese cambio de comportamientos al tiempo que la autoridad en el tema continúa con su gestión en el marco de sus competencias.

La esperanza, ahora, es que efectivamente el país disminuya sostenidamente los indicadores de muertes y lesiones en las vías.

La memoria de los 55.527 fallecidos y los más de medio millón de lesionados en siniestros viales en los últimos once años en el país, lo reclama.

Con ello dejaremos de cruzar los dedos y tendremos certidumbres frente al panorama de la gestión de los riesgos asociados a la siniestralidad en el transporte y la movilidad.

Ya es hora de que comience a pasar, pues Colombia tiene hoy política pública, un plan nacional de seguridad vial, recursos y una Agencia que es la autoridad en el tema.

Tomado de Revista Enfoque.com

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *