Para los niños de Bogotá

276 0
5a03b1c6121ec - Para los niños de Bogotá

Tras el cierre del Museo de los Niños, se abrirá un nuevo centro de esparcimiento para la infancia.

Editorial
Por: Editorial
28 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.
Cartel Museo de los Niños 300x225 - Para los niños de Bogotá
commons.wikimedia.org

Después de 30 años en los que alcanzó el grado de ‘icónico’, el Museo de los Niños de Bogotá –en los últimos tiempos administrado por Colsubsidio en un intento por salvarlo– tuvo que reconocer que había llegado a su fin: ni sus instalaciones ni sus propuestas supieron renovarse. Superada la tristeza que produce el final de uno de los pocos espacios dedicados a los niños de la ciudad, superada la nostalgia de un par de generaciones que crecieron y se formaron en aquel museo que empezó a gestarse durante la presidencia de Belisario Betancur, resulta un alivio la noticia de que el lugar pasará a llamarse Parque de los Niños y será reformado por la Administración Distrital para que la infancia bogotana se llene de rincones de aprendizaje y esparcimiento.

Desde el próximo 8 de diciembre abrirá las puertas el nuevo parque, pero la idea es seguirlo renovando, convirtiéndolo en siete espacios especializados, durante el año que viene.

Coincide esta información agridulce, el cierre de un museo y la apertura de un parque, con la buena noticia de que Maloka, el museo bogotano de la ciencia que está cumpliendo 20 años de fundado, ha conseguido el apoyo del Distrito para garantizar su funcionamiento y su renovación. Bogotá tiene que estar a la altura de los niños y los estudiantes bogotanos.

01 11 300x197 - Para los niños de Bogotá
Maloka – Foto: Bogota.gov.co – Diego Bauman

Aciertan la presente Administración de Bogotá y su Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) en el manejo del triste cierre del museo y en su esfuerzo por darle nuevos bríos a Maloka.

Y Maloka, que como cualquier museo depende de una sociedad tanto con la administración local como con la empresa privada, no parecía tener un futuro claro hasta que el Concejo de la ciudad aprobó una gran inversión en un espacio que se ha mantenido a pesar de todo.

Aciertan la presente Administración de Bogotá y su Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) en el manejo del triste cierre del museo y en su esfuerzo por darle nuevos bríos a Maloka. Se toma lo sucedido como una oportunidad para reconocer que no se ha estado haciendo lo suficiente por las familias bogotanas y que ninguna ciudad es una gran ciudad si no es una ciudad para los niños.

editorial@eltiempo.com

Tomado de El Tiempo.com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *