‘Mi trabajo es una misión y una vocación’

257 0
5ac7e3803eb72 - ‘Mi trabajo es una misión y una vocación’

Una de las fuentes de inspiración de Castillo es la poesía, género que adora.

Foto:Claudia Rubio/ EL TIEMPO
Álvaro Castillo publica ‘Un librero’, en el que reúne relatos de sus 30 años en este oficio.
Por: Carlos Restrepo
06 de abril 2018 , 06:50 p.m.
lxKUAAAAASUVORK5CYII= - ‘Mi trabajo es una misión y una vocación’
download 3 - ‘Mi trabajo es una misión y una vocación’
San Librario Libros – Librería – Bogotá | Facebook

A diferencia de los escritores, que crean en sus libros a aquellas personas idílicas con quien hubieran querido conversar, el bumangués Álvaro Castillo Granada comenta que él lo hizo, pero con su vida: “Me inventé un personaje que me hubiera gustado conocer”. 

Ocurrió hace 30 años, en diciembre de 1988, cuando para esa época de fin de año, Castillo consiguió puesto temporal como librero en Enviado Especial, la librería de los esposos Gloria Moreno y Germán Castro Caycedo, en el entonces centro Granahorrar, en Bogotá.

“Mi trabajo es una misión y es una vocación. Soy librero porque decidí y sentí que quería serlo y no porque me tocó. Cuando encontré en Enviado Especial el personaje que quería ser, se definió mi destino”, dice Castillo, con orgullo.

Soy librero porque decidí y sentí que quería serlo y no porque me tocó. Cuando encontré en Enviado Especial el personaje que quería ser, se definió mi destino.

De todas esas vivencias en el oficio durante estas tres décadas están tejidos los relatos y cuentos de ‘Un librero’, el libro que Castillo acaba de publicar y que duró varios años escribiendo. Son 16 relatos que, como anota en la contraportada la escritora Pilar Quintana, llevan al lector “al detrás de escena de una vida consagrada a los libros”.

Un apostolado que Castillo ha sabido cultivar como lector –su gran pasión–, pero también como escritor, editor y, sobre todo, como consejero, desde su San Librario, famosa librería de viejo capitalina. Desde allí, y no es exagerado afirmarlo, ha transformado la vida de muchas personas.

Como anota su amigo, el escritor y editor Antonio García, libreros como Castillo van adquiriendo esa particular ‘magia’ o iluminación para leer en la cara del cliente que ingresa a la librería el posible libro o autor que los tocará en su alma.

DSC04128 300x225 - ‘Mi trabajo es una misión y una vocación’
San Librario “Librería de Viejo” Calle 70#12-48. El Pulgero.com

Creo que los libros, y específicamente los usados, vienen con una carga de tiempo muy grande. Con una cantidad de historias que los acompañan.”

“Creo que los libros, y específicamente los usados, vienen con una carga de tiempo muy grande. Con una cantidad de historias que los acompañan, que de alguna manera van a agregarse a la historia de la persona que los estaba esperando”, anota.

Castillo cree que muchas veces los libros se demoran años en llegar a las manos de ciertas personas, porque “no era el momento indicado. Para mí los libros tienen una vida propia que es acompañar a los seres humanos durante un tiempo y después ellos van a seguir su camino, si la vida lo permite”.

Al respecto, Pilar Quintana hace una de las mejores descripciones de los relatos de Castillo: “Este libro debe abrirse con cuidado, pues contiene la vida secreta de los libros: las manos que los acariciaron, los lugares que recorrieron, las obsesiones que despertaron, las amistades y los amores de los que fueron cómplices”.

A lo largo de los años, Castillo, en posición casi que de un ‘confesor’, ha sido testigo de amores, desamores y encuentros, fruto de las empatías que se generan con la confianza ganada entre el librero y su cliente.

“Cuando comienzo a oír historias, siempre trato de imaginarme lo que pasó, y me voy armando de pasados, de los testimonios que dejan los tenedores de los libros. Siempre quise escribir la historia de un libro que se narrara desde que nace, cuando sale de la imprenta, y creo que lo logré”, explica, al aludir a uno de los cuentos de Un librero.

A largo de los años, Castillo, en posición casi que de un ‘confesor’, ha sido testigo de amores, desamores y encuentros.

Para guardar tantos pasados bibliográficos, que se apoderan de las estanterías de su casa y de su librería, Castillo ha sabido desarrollar con los años una memoria prodigiosa, que le permite, con solo ojear los lomos, encontrar el libro que busca.

Anota que muchas veces olvida el nombre de determinado cliente, pero casi siempre termina recordándolo por el libro que este le compró. “Y cuando esa persona se da cuenta de eso, dice: ‘este librero me guardó en su memoria por algo’. Y ahí es cuando se produce esa empatía que es fundamental en el oficio. Se trata de encontrarse y darse la mano”, comenta.

5ac7ee67ad10f - ‘Mi trabajo es una misión y una vocación’

                                                                                                     Álvaro Castillo en ‘San Librario’, su librería capitalina de viejo.

                                                                                                Foto:Claudia Rubio/ EL TIEMPO

Muchos de los relatos de este nuevo libro están atravesados por la poesía, uno de los géneros preferidos de Álvaro Castillo, desde su juventud, aunque no la escriba.

De allí que, si bien, como explica el autor, algunos de estos cuentos fueron escritos en un lapso relativamente corto, su preocupación está en dejarlos guardados, para luego comenzar a editarlos, como si fueran poemas.

Cuando llega la inspiración, soy bastante heredero de los poetas románticos; tengo que ejercerla y usarla en ese momento.

“Cuando llega la inspiración, soy bastante heredero de los poetas románticos; tengo que ejercerla y usarla en ese momento. Puedo escribir un texto durante horas y cuando le pongo punto final es porque está terminado. No puedo agregarle, lo que hago es quitarle. Para mí la escritura es como un rapto poético, en la forma en que escribo: un texto que me llega de pronto, me habita y al que luego trato de afinar para que quede con su mayor posibilidad significativa”, concluye.

5ac7ee9003394.r 1523058620826.0 0 1584 1188 - ‘Mi trabajo es una misión y una vocación’

                                                                                                     Carátula del libro.Foto: Archivo particular.

Tomado de El Tiempo.com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *