Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena – Colombia

1294 0
36 m 100861012 DIGITAL HIGHRES 2579 053440 24135542 683x1024 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia

 

Por: Juan Manuel Prado Villafrade

Instagram: @juanma_cycling 

47152466 331973890972551 7894052793722339328 o 300x225 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - ColombiaEl tema del triatlón me llamaba mucho la atención desde hace un par de años, pero no me atrevía a dar ese primer paso de enfrentarme a un entrenamiento diferente a montar bicicleta. Le tenía susto a entrenar natación y volver a trotar en forma. En diciembre de 2017 hubo muchos acontecimientos que me hicieron tomar esta gran decisión; vi a muchos conocidos celebrando en la meta del 70.3 de Cartagena en 2017, tuve la oportunidad de conocer a Enrique Jaramillo y Mauricio Salazar, ambos embajadores de Specialized, triatletas, radicados en Manizales y con historias diferentes que me ayudaron a tomar la decisión de decirle si al triatlón. Y por último asistí a un conversatorio con Jairo Monroy que lo primero que preguntó fue si tenían un calendario deportivo para el año, a lo que todos los que estábamos respondimos que no, pero yo de inmediato escribí en mi libreta de apuntes lo que mas o menos traía en la cabeza: Triatlón estándar en San Andrés, ir a pedalear unas etapas del Tour de Francia y correr mi primera media maratón en Medellín. Evidentemente no estaba en mis planes del año hacer mi primer 70.3 tan pronto, pero apenas cruce la meta en San Andrés me dije, este gran reto me atrae y haré todo lo posible por ir a Cartagena. En agosto apenas aterricé en Bogotá llegando del Tour de Francia, me llega una notificación de precio bajo en el vuelo Bogotá – Cartagena y sin dudarlo lo compré por lo menos me iba a ver la carrera. Aun sin inscribirme, terminaba mi entrenamiento de medía maratón (que fue el 16 de septiembre en Medellín) y casi empató para empezar mi entrenamiento de 12 semanas de triatlón. Un amigo me compartió un libro sobre triatlón, me lo leí todo y al final trae entrenamientos para diferentes niveles y diferentes distancias de triatlón (Sprint, Estándar, medio Ironman y Ironman completo) y de ahí escogí mi plan de entrenamiento. Fui al medico, me hice los exámenes de rutina, y casi todo salió bien, me mandaron nutricionista y pues dieta para alimentarme mejor.

Este fue el preámbulo de tomar la decisión y de entrenar mentalizado a terminar mi primer 70.3. Sin embargo, como en todo, existen obstáculos que hacen que las cosas sean mas difíciles o interesantes, que le ponen picante a las cosas. Apenas empezando mis semanas de entrenamiento empecé a sentir dolor en mis músculos alrededor de la rodilla izquierda, me asusté y responsablemente fui al ortopedista, me dijo que no había lesión en la rodilla, pero que debía fortalecer las piernas y me mandó 10 fisioterapias de rehabilitación física. La primera orden de la fisio fue “no puedes trotar y por favor veámonos 3 veces a la semana”. Entonces haciendo cuentas en total asistí a 15 fisioterapias (creo que Colmedica me va a cobrar las 5 demás jaja) efectivamente no troté las primeras 3 semanas, pero ya era noviembre y debía por lo menos trotar muy suave, lo hice y volvió el dolor. Bajé aun mas las cargas y enfocarme en la bicicleta y en nadar y en esas condiciones me fui a Cartagena.

Esta carrera es la que mas me ha exigido en términos de preparación física y mental. Era un verdadero reto terminarla, pero terminarla sin sufrir mas de la cuenta. Sentí que además de un buen entrenamiento, una buena alimentación antes, durante y después de la carrera, necesitaba un apoyo emocional adicional para cumplirlo. Muchos amigos me animaban, me daban consejos y me ayudaban en todas las dudas que tenía, pero necesitaba algo adicional, necesitaba a mi familia, mis papas, mis hermanas, mi sobrino.698b5cef d2d1 4d85 bfb7 49296a7a2e7a 225x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia

Les dije quiero y necesito que estén allá, que me ayuden a cruzar la meta, ustedes también han hecho parte de este entrenamiento y quiero que lo celebren junto conmigo. He corrido varias carreras, tanto trotando como en bicicleta y creo que salvo un par ha estado o mi mamá o mi papá, pero esta vez los quería a todos. Entre todos nos ayudamos, organizamos tiquetes, hospedaje y nos fuimos a Cartagena.

066f54b5 2da7 462a 98e6 b2a6b52036af 225x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia

Llegamos el viernes en la noche, mi bicicleta me la mandó Specialized por encomienda desde Bogotá y cuando llegué al apartamento alquilado ya mi bici estaba allá, esa misma noche la armé para cerciorarme que todo estuviera bien y poderla probar el sábado antes de recoger el KIT. Ese sábado 1 de diciembre a las 7:30 a.m. hice una vuelta de 40 km por el trazado de la carrera de bicicleta, volví desayuné, hicimos almuerzo con mis papás y después de almuerzo fuimos a recoger el KIT en el Centro de Convenciones de Cartagena y dejar la bicicleta en la zona de transición (si en ésta carrera se deja la bici desde la noche anterior). El KIT traía un sobre de manila con los números para pegar en el casco y la bicicleta, el gorro del color de acuerdo con tu categoría, el número para trotar, la camiseta oficial del evento, una maleta de Adidas contramarcada con la marca Ironman, y la camiseta de la selección Colombia, de Adidas también, esto era como en una cadena de producción, en la primera sección te daban una cosa, avanzabas y te daban otra y al final la tienda Ironman; Camisetas, cachuchas, viseras, llaveros, stickers, esferos, en fin, yo solo quería una camiseta, pero como fui el último día, casi a última hora solo había tallas grandes, busqué y busqué, le hice ojitos a una voluntaria para que me ayudara y me dijo, hay una talla L de mujer, le dije venga me la mido, y plop quedó perfecta, me la llevo. Luego de recoger el KIT salía uno a la Expo que había, compré un par de geles y muchos recomendaban pastillas de sal, tons encontré unas masticables en sobres de 10 y las compré también. Luego de recoger el KIT, fui a dejar la bicicleta en la zona de transición y reconocer los puntos de salida cuando llegará de nadar, coger la bici, volver en la bici, ponerme los tenis y empezar a trotar. Tuve la gran fortuna de quedar en una esquina donde en un costado no tenía ningún compañero y tuve mas espacio que los demás para acomodar mis cosas. Esa noche dejé solo la bicicleta allí, al otro día llegué a la zona de transición a las 5:30am a dejar mis tenis, mis gafas, la comida, la visera, medias, medias de compresión, vaselina y bebidas hidratantes para la carrera.

47322289 10156612301330499 1238011077392859136 n 225x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia

Mi papá me acompañó en todo, a dejar lista mi zona de transición y esperar mas de 1 hora para que mi categoría empezará con los 1.900 metros de natación en la bahía contigua al Centro de Convenciones, era la ola 16 programada para salir a las 7:17 a.m. y la ola 1 (los profesionales) a  las 6:15 a.m. Mientras se llegaba la hora, todos los competidores y algunos acompañantes estábamos reunidos en la plaza entre la zona de transición y el centro de convenciones, me encontré a varios amigos, papas de mis amigos. ¿Entre ellos uno me dijo, me puedo llevar a tu papá? Ni corto ni perezoso se fue con los papas de Simón y el papá de Hector al Buque Roncador de la Armada Nacional de Colombia, el primer buque parqueado sobre el muelle antes de las escaleras donde terminaban los 1900 metros de natación y considero era el mejor palco para ver la parte de la natación. A las 7:30 am los 157 de mi categoría por grupo de edad (25-29 años masculino) ya estábamos dentro del agua esperando la señal de salida, estaba en la segunda mitad tratando de que no tuviera mucha gente detrás mío y poder nadar tranquilo, soy de los mas lentos nadando y hacerme adelante era una bobada. 7:31 a.m. 2 de diciembre 2018, suena la corneta y empiezo a nadar, o mas bien tratar de nadar, pies, cabezas, brazos, espaldas era lo único que tocaba en cada brazada, personas por todos lados tratando de darse espacio para nadar. La salida para mi fue caótica.

Finalmente. tomé mi ritmo, ya no había muchos alrededor y pude nadar tranquilo. Me desesperé, buscaba y buscaba la boya roja para voltear a la derecha y empezar el regreso, buscar el primer buque y ya visualizar el final de la parte mas corta de un 70.3, pero esa verraca nada que aparecía, finalmente llegué a ella voltee a la derecha 90 grados, nadé mas o menos 5 minutos mas en línea recta volví a voltear a la derecha 90 grados y de ahí nadar en línea recta hasta el final.

 

Ya llegando al final, en una de las brazadas que respiré vi el Buque de la Armada, levanté mi mirada y casi con el sol de frente en mi cara logré reconocer a mi papá y sin dudar paré, y le grité “Te amo Papá” apenas vi que se angustió por quererme grabar, empecé a nadar de espalda para verlo y los papas de Simón y mi papá me gritaban “vamos Juan, ya llegaste”, este fue mi primer gel de energía, energía para el corazón. Salí del agua y empezó la T1, transición entre nadar y montar bicicleta. Una corrida descalzo como de 500 metros hasta la bicicleta para ponerme las gafas, el casco, coger la bicicleta y salir corriendo hasta la línea de montaje y empezar los 90 km por la autopista hacía Barranquilla. Le había dicho a mi mamá que mas o menos a las 8:00 a.m. salía del agua. Entonces, ella muy juiciosa me estaba esperando en los primeros metros de la bici, ahí justo donde uno voltea a la derecha, para bordear la ciudad amurallada y salir hacía Barranquilla, también me animó, le dije que mi papá estaba en el buque y empecé recargado con ver a mis papas en carrera. Sobre la bici me sentí bien, iba a una velocidad que sabía que podía mantener pero siempre pensando en lo que seguía después, en cuidarme, no excederme. Antes del primer punto de hidratación (km 10 en la bici) me trató de dar un calambre, pero cogí una botella de agua fría en el punto y me lo eché todito en las piernas para bajarles la temperatura. Empecé a comer y tomar como lo planeado, tenía una alarma en mi reloj cada 20 minutos para que no se me olvidará. Esta es la clave para mantenerse con energía siempre en las piernas y agua en el cuerpo, es decir hidratos de carbono e hidratante para mantener los niveles que requiere el cuerpo y  no tener problemas debido a las altas temperaturas por deshidratación o falta de gasolina en las piernas.

19 m 100861012 DIGITAL HIGHRES 2579 028555 24135525 200x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia

La primera parte de la bici es muy plana, pero llegando como al km 38 había repechos que bajaban la velocidad a la mitad, 20km/h, llevaba mas o menos 1 hora en la bici, mas 45 minutos nadando, casi dos horas, y las ganas de orinar se agudizaron, se agudizaron mal jajajaja, en el km 45 era el retorno en U para devolverse exactamente por la misma vía hasta Cartagena, y como todo lo que sube baja, pues empezaron un par de bajadas, y ya en la última donde sabía que como a 2 kilómetros había un punto de hidratación, me dije a mi mismo, mi mismo tratemos de orinar sobre la bici. Obviamente no como los pros que se sacan el pajarito por un lado y lo hacen, pero cual niño chiquito me oriné sobre lo que llevaba puesto, el de atrás se tuvo que dar cuenta que saliera liquido de mi bicicleta jajaja pero no me importó, descansé, no se imaginan cuanto.

Acto seguido me bañé con el agua que tenía para evitar una quemada mas tarde. Los últimos kilómetros de la bici para mi fueron con un poco mas de viento en contra y la velocidad bajó un poco, seguía comiendo, paré por geles y barritas que daba Actimax y finalmente volví a Cartagena, ya veía la amurallada de nuevo y la cantidad de gente esperando en la zona de transición. Me bajé de la bici, corrí, la dejé parqueada, me senté en el piso a ponerme las medias de compresión en las pantorrillas, medias normales, visera, vaselina en los hombros y crema numero 4 transparente en las que sabemos. Eran las 10:43 a.m. mas o menos, 32-35 grados centígrados de temperatura y me esperaban 21 km corriendo, media maratón bajo ese sol. Sinceramente a lo que mas susto le tenía, por las condiciones del clima, por la lesión en mi pierna izquierda y porque cualquier descuido en la alimentación lo iba a pagar ahí. Los primeros 5 kilómetros fueron los peores, se me hicieron eternos, me dolía la pierna izquierda, no hallaba como regular la temperatura, si echarme agua en las piernas, en el pecho, en la cara, en la cabeza, ponerme esponjas mojadas en el cuello, hielo en las que sabemos, hielo en la espalda, fue el momento mas crítico de la carrera. Pero empecé a ver compañeros y conocidos en dirección contraría que nos animábamos, volví a ver a los papás de Simón que me seguían animando, y estos geles de energía al corazón me levantaron.

70.3 169x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia

Los dolores en la pierna ya no estaban, descubrí que lo mejor para mi era echarme agua fría en la cabeza y seguir. No me preocupe por los tiempos la verdad,

47574453 10156612301125499 8091871363809148928 n 169x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombiaveía el ritmo de la corrida y decía, voy rápido, voy lento, pero no me deje angustiar por el tiempo que iba a hacer al final, dejé que mi cuerpo decidiera con base en como me iba sintiendo. En total eran dos vueltas de 10 kilómetros y unos metros mas o menos. Terminando la primera vuelta me gritan “Vamos Juanma” a lo que me pareció extraño porque mucha gente te grita porque tu número tiene tu nombre, pero el mío solo decía “Juan”. Pues era mi hermana mayor, la hija mayor de mi papá, con la que poco nos vemos y que prácticamente vive en Estados Unidos, ellos por casualidad pasaban por Cartagena, vieron la carrera y dijeron veamos un ratico y cuando me vieron no sabemos quien se sorprendió mas si ellos o yo. Terminé mi vuelta y empezando la segunda volví a ver a mi mamá. En verdad no podía estar mejor de animo, así las piernas las sintiera pesadas, los zapatos mojados de la cantidad de agua que me echaba, pero el corazón y mi cabeza estaban lúcidos para terminar, tan lúcidos que a pocos metros veía a un amigo que venía cerca y medio apretaba para que no me alcanzará, éramos de la misma categoría y se que el es mejor corredor que yo. El no lo sabe pero no quería que Juan Camilo me pasara, es con cariño jajaja.

Se acabo la segunda vuelta y como para empezar la tercera vuelta había un desvío a mano derecha que decía Finish Line, ahí lloré de la emoción ya no quedaban mas de 100 metros de carrera y lo había logrado, ya todos los miedos de la carrera estaban superados, vi a Andrea Prieto, amiga mía desde la universidad, voluntaria en este Ironman 70.3 que me vio desde que ella me entregó el Kit el día anterior, llegar corriendo por mi bici, y me veía en línea de meta. Al fondo veo las graderías llenas de gente, la tarima, unas vallas con mas gente y finalmente un giro a la izquierda, tapete rojo con negro del Ironman y la línea de meta, salté de la emoción (me dio calambre jajaja) y lloré, miré al cielo y celebré.

 

 Soy un Finisher Ironman 70.3, no cabía de la dicha, me lo propuse, entrené y pese a las adversidades que te pone la vida lo había logrado, lo logré sin mayores contratiempos, acompañado de mi familia, amigos que han sido participes de este proceso. Lo último en lo que pensé durante la carrera fue el tiempo, pero si era una manera de medirme el aceite y con 5 horas 5 minutos y 50 segundos imponía un tiempo muy muy bueno para mi y logré ocupar el puesto 150 entre los mas de 1600 que terminaron la carrera, de 139 entre todos los hombres y de 22 en mi categoría que éramos 160 mas o menos. Quedo feliz con esta experiencia, quedo con ganas de mas y de esperar como se desenvuelve el 2019 para mi siguiente Ironman 70.3 que podría ser Lima, Cozumel o Cartagena.

b8e60799 2407 4337 ac04 b7117e3bf1e5 232x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia6 m 100861012 DIGITAL HIGHRES 2579 010771 24135512 1 200x300 - Sudor y lágrimas en mi primer Ironman 70.3 Cartagena - Colombia

GRACIAS A TODOS LOS QUE SE SINTIERON ORGULLOSOS DE MI, a los que contaban que tenían un amigo en el Ironman 70.3 de Cartagena. Definitivamente no hay mejor fuente de energía que la de las mismas personas, las de la familia.

No les conté todo pero si lo que fue mas importante para mi. Gracias por leer hasta acá, gracias por apoyarme y seguirme de alguna manera en estas aventuras, síganme en @juanma_cycling en Instagram y hablamos de lo que quieran.

 

Related Post

There are 1 comments

  1. Avatar

    Que orgullo Juan ma, hacer ese tipo de retos deportivos es algo grandioso y nos muestra las fortalezas y emociones tan lindas que podemos vivir los seres humanos, un abrazo, le deseo lo mejor, su amigo Juancho Baez

    Reply

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *