¿Hay vida sin WhatsApp?

368 0
5afa5d374a024 - ¿Hay vida sin WhatsApp?

Foto:El Tiempo.com

La adicción al dispositivo no deja ver sus riesgos.

5a32ff6c76b39 - ¿Hay vida sin WhatsApp?

 

14 de diciembre 2018 , 07:54 p.m.

¿Es posible subsistir sin celular y, más aún, sin alguna aplicación como WhatsApp, la herramienta informática de mensajería sin la cual parece no haber salvación? La respuesta puede ser negativa, a juzgar por la cantidad de celulares actualmente en uso. Estos pasan de 8.000 millones, o sea que superan el número de habitantes del planeta, que, según los datos más autorizados, son alrededor de 7.600 millones.

adiccion telefonos 300x184 - ¿Hay vida sin WhatsApp?
Adicción a celulares provoca ansiedad y desmemoria: IMSS No sólo repercute las relaciones sociales del individuo, sino también en su desempeño escolar y laboral//El Universal.com

No es posible saber cuántos seres humanos están conectados a una red de datos o de comunicación en un momento dado. Pero la simple observación callejera en una ciudad como Bogotá permite apreciar que al menos un tercio de quienes ocupan las vías públicas, a pie o conduciendo algún vehículo, están en línea. Si se extrapola este cálculo al ámbito planetario, el resultado es la asombrosa cifra de 2.500 millones de personas atrapadas por la mayor adicción en la historia de la humanidad.

La pregunta que encabeza esta columna es pertinente porque el frenesí desatado por los celulares entre jóvenes y viejos, hombres y mujeres, profesionales y empleados, poderosos y humildes, pudientes y necesitados, aumenta al ritmo de los avances de la tecnología, que sobrepasa la capacidad de las personas –o, al menos, de muchas de ellas– para absorberlos y usarlos debidamente. Las máquinas de bolsillo que hablan, hacen compras, manejan dinero, juegan, toman fotos y videos, sirven de guías y pueden conectarse al instante con sus congéneres en cualquier parte del mundo mantienen hipnotizada a la población, que parece ser inconsciente de que detrás de esas maravillas también hay unos riesgos.

La Organización Mundial de la Salud ha comprobado que el uso permanente del celular produce alteraciones en la actividad cerebral, disminuye la capacidad de reacción de las personas y afecta el sueño.

El primero es el de ser víctima de una adicción que ya se convirtió en una epidemia planetaria. El solo hecho de poseer un smartphone genera en su dueño el deseo de no separarse de él y la ansiedad por permanecer conectado, con la consecuencia de perder la tranquilidad, la capacidad de concentración y hasta la memoria. A esto se añade el temor de que alguno de los miles de hackers que hay en el planeta penetre el dispositivo y lo controle desde el exterior, o de que un ladrón robe el celular o su tarjeta SIM, el plástico milagroso que contiene toda la información de su dueño y, en manos de un criminal, puede servir para violar su intimidad, penetrar sus cuentas bancarias y usar sus tarjetas de crédito.

5ac57c4d01ec8 300x150 - ¿Hay vida sin WhatsApp?
Los colombianos pasan un promedio de cuatro horas al día sumergidos en los celulares, tal como determinó un estudio de la Asociación de la Industria Móvil de Colombia (Asomóvil) el año pasado. Foto: 123rf//El Tiempo.com

Peores son los efectos sobre la salud. La Organización Mundial de la Salud ha comprobado que el uso permanente del celular produce alteraciones en la actividad cerebral, disminuye la capacidad de reacción de las personas y afecta el sueño. Esto sin mencionar el peligro de sufrir accidentes por conducir un vehículo mientras se usa el dispositivo o por hacerlo mientras se camina por la calle. En varios países se han abierto clínicas para tratar casos extremos de la adicción, algunas de ellas muy sofisticadas, como la Paradigm, cerca de San Francisco, California, donde un tratamiento cuesta una fortuna.

¿Se está usando el celular en las situaciones en las que realmente se necesita? ¿Es indispensable estar localizable las 24 horas del día? ¿No es necesario tener momentos de silencio y soledad? ¿Cuántas horas empleadas en estar conectados se podrían dedicar a leer, oír música, hablar con otras personas o simplemente pasear?

Estas preocupaciones han llevado a algunos a resistirse al uso del celular. Son una minoría ínfima, pero lo que los mueve debería ser cuando menos un motivo de reflexión para los adictos. Sus razones tienen mucho que ver con la advertencia que nos dejó Stephen Hawking en su trabajo póstumo, publicado con el título Grandes respuestas a las grandes preguntas:

“Nuestro futuro es una carrera entre el poder creciente de nuestra tecnología y la sabiduría con que la usemos. Asegurémonos de que gane la sabiduría”.

Tomado de El Tiempo.com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *