El futuro del río Bogotá, a la deriva

155 0
Río Bogotá Tequendama 1024x768 - El futuro del río Bogotá, a la deriva

Foto:Archivo Río Bogotá Tequendama.JPG//Wikipedia.

Por El Espectador
río Bogotá 1 300x167 - El futuro del río Bogotá, a la deriva
El río Bogotá es el principal cauce fluvial de la sabana de Bogotá, en el departamento de Cundinamarca, al centro de Colombia y por ahora no es navegable ni caudaloso.//Google//

Una vez más, el panorama del río Bogotá vuelve a enturbiarse. Luego de que la Procuraduría destituyera e inhabilitara por diez años al director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), Néstor Guillermo Franco, por irregularidades en la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales del municipio de Chía, la CAR anunció que suspenderá la financiación del proyecto para descontaminar el afluente más contaminado del país.

Tras años de incumplimientos y desidia institucional, de que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca emitiera un fallo histórico en 2004 que ordenó a varias autoridades de la región recuperar el río Bogotá y de que el Consejo de Estado ratificara esa decisión en 2015, la pieza clave dentro de un ambicioso sistema de saneamiento del río vuelve a quedar en el limbo.

Se trata de la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) Canoas, una obra con la que se pretende descontaminar el 70 % de las aguas negras de Bogotá y Soacha y que costará $4,4 billones, de los cuales la CAR debe aportar el 30 %. En marzo, la entidad autorizó comprometer vigencias futuras para asegurar los recursos de la planta y solo restaba firmar un convenio de cofinanciación para abrir la licitación.

Pero la semana pasada la Procuraduría destituyó e inhabilitó por 10 años al director de la CAR, al encontrar problemas de planeación en un convenio firmado para la construcción de otra planta de tratamiento en Chía. Según el ente de control, “los estudios y diseños no eran suficientes ni estaban actualizados, lo que llevó a retrasos y a un reajuste en el valor”.

519919 1 300x176 - El futuro del río Bogotá, a la deriva
¿La planta de Canoas es la salvación del río Bogotá? Foto: Guillermo Torres / SEMANA

A raíz de las sanciones, Franco decidió no correr el riesgo de firmar el convenio de financiación de Canoas, que tiene características similares al que motivó su destitución. Si bien la CAR ha dicho que espera un pronunciamiento de fondo de la Procuraduría sobre el mecanismo que ha empleado para firmar convenios con los municipios, el proceso de licitación para ejecutar la obra está suspendido y deja en el aire todo el proyecto de descontaminación del río Bogotá. Tanto el Distrito como la Procuraduría han manifestado, con razón, su preocupación, pues no solo no se cumplirá con el cronograma, sino que temen que se siga aplazando indefinidamente la puesta en marcha del proyecto.

Más allá de lo que resuelva la Procuraduría en el caso de Franco, quien anunció que apelará la decisión, es cuando menos frustrante que a estas alturas una obra tan importante como la de Canoas quede paralizada, con las graves consecuencias ambientales que esto trae para la región.

El aporte de la CAR es crucial y sin él no es posible ejecutar la obra. Como afirmó el procurador Fernando Carrillo, “las decisiones tomadas hasta el momento para viabilizar el proyecto PTAR Canoas están en firme y no las puede revocar ningún funcionario de manera unilateral. El deber de cumplimiento de la acción popular para la descontaminación del río Bogotá es un imperativo”. Más aún cuando el Acueducto de Bogotá ha dicho que sí cuenta con los diseños básicos de referencia y existe un convenio firmado en 2011 por la CAR y el Distrito —el otro gran aportante de la obra— que solo se podría romper de mutuo acuerdo.

Si no se supera este escollo, la tan esperada descontaminación del río Bogotá seguirá en veremos.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

Tomado de El Espectador.com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *