‘Sueño con ser ministra de Educación para cambiar el país’

93 0
5af5f8fd89aea 1024x683 - 'Sueño con ser ministra de Educación para cambiar el país'

Yadis Xiomara Chocó Mina tiene 17 años y está estudiando Derecho en la Universidad Icesi, en Cali. Sueña con defender los derechos de los niños, niñas, adolescentes y mujeres en el país.

Foto: Juan Manuel Vargas

Yadis Xiomara Chocó, de Buenos AiresCauca, Colombia, fue nominada al premio internacional de la paz infantil #ChildrensPeacePrize, convocado por KidsRights

 

TfK 0 300x138 - 'Sueño con ser ministra de Educación para cambiar el país'
Google.

Yadis Xiomara, colombiana de 17 años, preside la Plataforma Juvenil de su municipio, donde aboga por el derecho a la educación de las niñas. Siguiendo el ejemplo de la pakistaní Malala Yousafzai, quien ganó en 2014 el Premio Nobel de la Paz, esas cuatro jóvenes, que trabajan con la ONG Plan International y que están en Madrid para promover el Día Internacional de la Niña (11 de octubre), luchan para romper los estereotipos de género y empoderar a las mujeres.

En el caso de Yadis, quien vive en una comunidad rural, en la montaña, a 553 kilómetros de Bogotá, el principal problema es la dificultad que tienen para llegar a las aulas: los colegios están lejos de las poblaciones y, debido al conflicto de décadas entre el Gobierno colombiano y las FARC, hay minas en el camino. A lo largo de los años, algunos menores han muerto debido a las explosiones. “La educación es precaria, por eso carecemos de espacios de participación que incluyan a las niñas”, cuenta la joven.

Para mitigar la situación, Yadis montó un grupo en su escuela para dar charlas sobre los derechos de las mujeres. Ella habla, entre otras cosas, sobre la prevención de embarazos en la adolescencia y de enfermedades sexuales e incentiva a otras jóvenes a que tengan un “proyecto de vida”. El sueño de esta quinceañera es estudiar Derecho Político para convertirse en ministra de Educación en Colombia. “El desarrollo de un país depende de la educación, y las niñas somos una pieza clave en ese proceso”, afirma Yadis.

Tomado de El País, de España.com

descarga 300x168 - 'Sueño con ser ministra de Educación para cambiar el país'
Google.
                                                                                               ‘Sueño con ser ministra de Educación…”

Tiene 17 años y sueña con poner el mundo patas arriba. Esta es la historia de Yadis Chocó Mina.lxKUAAAAASUVORK5CYII= - 'Sueño con ser ministra de Educación para cambiar el país'

Se llama Yadis Ximena Chocó Mina. Tiene 17 años, y los chicos de su pueblo quieren parecerse a ella. A veces, los ancianos la detienen y la abrazan. Los niños la esperan llenos de júbilo cuando llega a casa, y algunos políticos ya pretenden reclutarla en sus filas.

Es la presidenta de la plataforma municipal de juventud; líder comunitaria para la infancia, la adolescencia y la tercera edad; fue alcaldesa por un día de Madrid (España); estudia derecho y su sueño es ser ministra de Educación. Todavía no comprende el conflicto armado en Colombia. Llora cuando le cuentan historias tristes. Le gustan las películas de superación personal y aún no se atreve a dejar su pelo afro al natural porque es negra y teme que no pueda soportar la presión social en un país racista y clasista.

***

5af5fcfbc1bd3 300x200 - 'Sueño con ser ministra de Educación para cambiar el país'
Yadis Xiomara Chocó es líder comunitaria para la infancia, la adolescencia y la tercera edad. Foto: Juan Manuel Vargas

Yadis nació un día de enero del 2001 en Buenos Aires, un municipio del norte del departamento del Cauca de mayoría afrodescendiente en donde la belleza geográfica y la guerra se disputaron el papel principal durante décadas. Cuando tenía un poco más de ocho meses de embarazo, la madre de Yadis temió por su vida. La bebé no se movía. La médica del hospital donde la atendían la tranquilizó diciéndole que como su pelvis era minúscula y la pequeña había crecido mucho, estaba incómoda. Nunca hablaron de la zozobra que carcomía a Emérita. De las noches sin dormir, del ruido de los fusiles que se colaba en su habitación. De la sensación incierta de acostarse y no saber si amanecería. De eso no se hablaba. Tuvieron que inducirle el parto.

Tomado de El Tiempo.com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *