Esther Wojcicki, la rebelde que crió a las líderes del futuro

88 0
5d587a29e08f0.r 1566097645414.0 0 2089 1037 - Esther Wojcicki, la rebelde que crió a las líderes del futuro

Esther resume en su libro la experiencia de maternidad con sus hijas y hace una propuesta de método educativo.

Foto:Cortesía de Esther Wojcicki

La madre de exitosas mujeres de Silicon Valley revela secretos en ‘Cómo criar personas exitosas’.

Por: Claudia Guzmán V. – El Mercurio (Chile) – GDA
17 de agosto 2019 , 10:15 p.m.
soylent silicon valley 300x173 - Esther Wojcicki, la rebelde que crió a las líderes del futuro
Silicon Valley: no es trabajo, es una nueva forma de vivir.

Hija de inmigrantes ruso-judíos, de 78 años, esta periodista y profesora de inglés lanzó al mercado anglosajón el libro ‘Cómo criar personas exitosas’ (‘How to Raise Successful People’), un compendio de su experiencia de maternidad con sus hijas y una propuesta metódica de lo que ha aprendido.“A los niños se les debe dar la oportunidad de explorar, probar muchas cosas y ser independientes”, declara por teléfono desde su casa en Palo Alto, California. “Y no sé si está sucediendo en todo el mundo, pero sospecho que lo que está ocurriendo es justo lo contrario: que los padres tienen más oportunidades de controlar a sus hijos y de elegir el camino que seguirán. Las redes sociales e internet te permiten tener más control y, al menos en Estados Unidos, los niños no tienen tanta libertad como solían tener. Porque los padres dirigen muchas de sus actividades, incluso en el tiempo libre. Eso no está bien”.

Esther ha recorrido el mundo dando charlas sobre educación. Ha debatido en foros con Amy Chua, creadora del método de la competitiva ‘tiger mom’, y con Julie Lythcott-Haims, que habla de la parentalidad del tipo helicóptero, cuando los padres son sobreprotectores.Su principal enfoque en la sala de clases está en combinar educación y tecnología. En ayudar a que la exposición de los niños a las pantallas, lejos de ser combatida, sea fuente de creatividad. En el fondo, a prepararlos para que sean exitosos en medio siglo más. “Si nos fijamos en las personas que han creado ideas realmente innovadoras, la mayoría de ellas tenía algún tipo de necesidad; algo que intentaban hacer, algún interés que realmente amaban”, explica, redefiniendo la pasión con otras palabras.

Esther cuenta que ha ido llegando a esta reflexión después de leer un libro de un amigo suyo, Todd Rose (profesor de la Universidad de Harvard), llamado ‘Dark Horse’. “Él entrevista a personas que se han convertido en expertos en su campo. Todos han hecho cosas realmente asombrosas y son autodidactas. ¿Y sabes qué? Lo han hecho después de explorar muchas opciones diferentes. No son los que siguieron el camino tradicional: ir a la universidad y obtener un doctorado. No. Los caballos oscuros que describe son personas que simplemente siguen sus sueños y no un patrón estandarizado. No pasaron por pruebas que todavía se aplican en el sistema educativo”.

Esther, que se escucha determinada y apasionada, amplía su crítica al nivel de civilización: “Todo ese camino y esas pruebas de educación surgieron a fines del 1900, cuando tratábamos de obtener la mayor cantidad posible de personas con las mismas habilidades para que pudieran trabajar en fábricas. Y lo logramos. Pero ya no lo necesitamos, porque las labores mecánicas han sido reemplazadas por proceso robotizados. Así que necesitamos personas que puedan pensar, y no estamos capacitando a la gente para que piense en las escuelas”.

D0lNvzuXQAELRVO 294x300 - Esther Wojcicki, la rebelde que crió a las líderes del futuro
Esxther, La Mujer que forma Super Mujeres//GGoogle

¿Cuál es su propuesta?

Mi filosofía es: está bien hacer eso, pero sabiendo que lo aceptas. Solo dejo que hagas educación estandarizada el 80 por ciento del tiempo; luego tienes que dar a los niños el 20 por ciento del tiempo para ser innovadores. Incluso para saber qué es eso. La mayoría de los chicos ni siquiera saben qué es, porque nunca la han experimentado. Están ocupados memorizando y siguiendo la instrucción en todas las escuelas del mundo. Y especialmente en Asia, China, Corea y Vietnam.Su historia de rebeldía

Su historia de rebeldía

En ‘Cómo criar personas exitosas’, Esther revisa su propia historia. Y recomienda a padres que leen el libro hacer lo propio. Citando al psicólogo Dan Spiegel, incentiva a tomar una “perspectiva parental” sobre la propia historia de niñez, a mirar con cariño cómo las circunstancias que se vivieron en esos primeros años fueron moldeando la forma como —para efectos educacionales— se aprendió y se aprendió a aprender. Eso, sin duda —dice la autora— marcará la forma como se educará a los hijos.

En esa mirada al pasado, Esther entrega las claves más profundas de su compromiso con el desarrollo del potencial que tiene la crianza: “Lo que sucedió en mi infancia fue una tragedia. Mi hermano murió a los 18 meses de edad”, dice, recordando el momento en que ella, con 6 años, veía a su madre desesperada tratando de salvar a un bebé luego de una intoxicación, después de recibir un mal consejo médico.Otra escena familiar descrita en relación con su hermano es el momento en que Esther ve a su padres entrar con él, recién nacido, al pequeño apartamento que tenían en Nueva York. Ella escribe sobre el impacto que le produjo escuchar a su padre, un artista que devino en escultor de lápidas, decir que en su casa los hombres eran lo más importante.

descarga 6 300x168 - Esther Wojcicki, la rebelde que crió a las líderes del futuro
Esther con sus tres hijas//Google

¿Cómo se tomó, a la luz de esa experiencia, tener tres hijas?

Mis hijas nacieron en 1968, 1970 y 1973. E incluso entonces, en la comunidad judía a la que pertenezco, una amiga me llamó cuando nació mi tercera hija y me dijo que lo sentía. Esa era su filosofía. Ella también había sido educada con eso de que las mujeres eran de segunda clase. No lo podía creer. Yo era muy feliz. Y sentí pena por ella por estar atrapada y por pensar de esa manera, lo que es realmente ridículo.

¿Sintió, al contrario, una presión por demostrar lo ridículo de esa creencia?

Si tuviera un niño, habría hecho lo mismo. Lo que sí creo es que con las niñas tenía una misión. Ellas me impulsaron a decir que no me importa si es una niña o un niño. Es un ser humano, y esa persona podrá lograr lo que quiere. Pero lo que estaba haciendo con mis hijas era que me estaba rebelando. Estaba diciendo: ‘Verán que estas chicas son tan buenas o mejores que los chicos’.

Esther, la educadora, saca a relucir los estudios sobre habilidades de aprendizaje: “Conozco la fortaleza de los niños y las niñas. Ellas son realmente mejores en las actividades de músculos pequeños, como escribir y recibir instrucciones. Son mucho mejores que ellos hasta que cumplen 16 años. A esa edad, los niños no solo se ponen al día sino que superan a las niñas. Eso es algo interesante. Pero ¿sabes? No puedes decir mucho esto.

¿Por qué?

Desde un punto de vista político, por cómo está el mundo de hoy después del movimiento #MeToo. No es buena idea, no es políticamente correcto diferenciar entre los chicos y las chicas. Pero solo digo, como maestra, que los niños y las niñas aprenden de manera muy diferente.

No es políticamente correcto diferenciar entre los niños y las niñas. Pero solo digo, como maestra, que aprenden de manera muy diferente

images 1 - Esther Wojcicki, la rebelde que crió a las líderes del futuro
Google

El método WOJ

En su libro, Esther detalla los componentes de su método de crianza. Ella lo bautiza como la fórmula ‘Trick’, palabra que en español significa truco. Es la sigla de ‘trust’, ‘respect’, ‘independence’, ‘collaboration’ y ‘kindness’ (confianza, respeto, independencia, colaboración y amabilidad).

La autora lo define así: “No son instrucciones, son valores. No cambiarán, no importa cuánta inteligencia artificial o robots tengamos. Estos son los valores que una máquina nunca tendrá. Entonces, nadie sabe qué carreras estudiarán los niños dentro de 20 años. Pero ellos tienen que saber cómo aprender, y esa es la clave: aprender a ser flexibles y aprender a aprender, saber cómo autoinstruirse”.

En el prólogo del libro, Susan, Anne y Janet, sus exitosas hijas, lo llaman simplemente el método WOJ. Leyéndolas, se siente a Esther exigente. Y hay una anécdota que comparte una de ellas: después de graduarse quiso dedicarse a ser niñera. Entonces su madre decidió hacerle una camiseta con la leyenda ‘La mejor niñera’.

¿No ve competitividad en esa tendencia parental de decir: ‘No me importa que mi hija sea niñera, mientras sea la mejor’?

Sí, la hay. Y eso puede generar frustración. Lo que entonces quise decir es que tienen que ser lo que los hace cumplir su pasión en la vida. Entonces, hoy digo que si no quieren ser los mejores, no tienen que ser los mejores. Pero sí tienen que sostenerse a sí mismos. En otras palabras, no pueden quedarse en casa hasta cuando tienen 25 años, esperando que sus padres los apoyen. Son seres humanos como todos los demás y también tienen que contribuir a la sociedad de alguna manera. Eso significa no depender de la sociedad para sostenerse.

A lo que Esther invita en su libro es a tomar una perspectiva mucho menos ansiosa respecto de la educación, porque es con esa herramienta con la que las pasiones se podrán desarrollar: “Hoy tenemos una larga vida. Vivimos 80 años, 90 años, y en ese período puedes tener múltiples carreras. Así que los padres tienen que relajarse y también pensar en ellos mismos. No es verdad eso de que el cerebro deja de aprender”.

CLAUDIA GUZMÁN V.
EL MERCURIO (Chile) – GDA

Tomado de El Tiempo.com

 

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *