El periodismo debe deslumbrar con la evidencia de que es un servicio público, de Verdad: Javier Darío Restrepo

134 0
images - El periodismo debe deslumbrar con la evidencia de que es un servicio público, de Verdad: Javier Darío Restrepo

Javier Darío Restrepo, “Faro de la Libertad de Prensa”. Excelsior.com

En homenaje  a su memoria, el siguiente es uno de los apartes de su conferencia magistral en Lima,  por la Fundación Gustavo Mohme Llona, el 4 de septiembre de 2017.

Leo, escrito por Plenel, “que ya no es banalidad decir que una prensa realmente libre es la que está interrelacionada al mismo tiempo con todos sus lectores. El desafío es escapar a la homogeneidad de la masa anónima y construir un público consciente e implicado que comparte verbos comunes de rigor, libertad y democracia”. (Plenel 10)

A esta construcción se llega después de hacerles frente a preguntas que han llegado a ser comunes en nuestro tiempo: ¿retener y multiplicar los lectores satisfaciendo sus caprichos?

¿O valerse del poder de los medios para manipularlos en beneficio del negocio, o del grupo político, o del gobernante?

Es un problema no resuelto en nuestros medios el de decidir cuál es nuestro papel: ¿darles gusto a los lectores publicando lo que prefieren, lo que sea con tal de no perder la clientela? El citado Gallo se refiere al resultado de esa decisión de atender al capricho del lector: “remarca lo peor de sus preferencias por sobre lo mejor; la audiencia masiva prefiere lo breve, lo leído, lo deshumanizado”. Y agrega, citando a Nicholas Carr: prefieren lo sexual, lo criminal, lo escandaloso, lo que no tiene un antes ni un después”. (Gallo 65)

Como se ve es demasiado alto el costo para mantener así una fidelidad. Se refiere a esto Plenel al mencionar “una búsqueda escandalosa y obscena de la mayor audiencia”.

También es obscena la práctica de los medios y periodistas que se valen de su poder para manipular comercialmente, políticamente, ideológicamente. Aquella y estas prácticas acaban volviéndose contra los medios; en cambio, el medio que aporta, el que, terminada su información, hace que sus lectores se sientan mejores personas, más conscientes de lo que sucede, esos son los que generan esa fidelidad larga de sus lectores.

Este lector que no recibe trato de cliente sino de socio, ni de subordinado sino de igual, exige, toma parte mediante la expresión de sus acuerdos o desacuerdos, o con sus propuestas o comentarios. Es el lector que contribuye, que le da colectiva a la información, a la reflexión y al debate público. Se genera a sí mismo una ininterrumpida e interrelacionada asociación libre entre periodistas y lectores. (Cf Plenel 11)

Es una interrelación que hace posible la tecnología de los nuevos medios; con ella se define el perfil del nuevo periodismo que hoy comienza a ser.

Aparece el nuevo periodismo

Sé que muchos de ustedes, al escuchar esta larga descripción de las calidades del periodismo que vendrá, estarán creyendo que es teoría, sueño o ilusión idealista, lejana de lo real. Por eso creo necesario mencionarles, como invitación a la esperanza, que en el mundo ya están apareciendo medios y periodistas con estas características.

El más conocido de todos es el caso del diario digital The Huffington Post que en pocos años, valorizado por su éxito, fue vendido a otro propietario, como demostración de que este nuevo periodismo también puede ser un buen negocio. Es un periodismo de análisis inteligente, bien informado y con un diseño atractivo que se ha convertido en una necesidad para quien quiera estar bien informado.

2012 fue un año de crisis para la circulación de los periódicos en Estados Unidos, pero también lo fue de crecimiento para la difusión digital y para los productos complementarios: suplementos, ediciones patrocinadas, suplementos, ediciones zonales, etc, que lograron un aumento del 5% de circulación en ese año. En el año siguiente las ediciones digitales de los diarios superaron el 19% de la circulación total. ¿Cómo? 400 diarios habían adoptado el pago digital, un nuevo modelo de negocio. Este cambio de estrategias de circulación y de modelo de negocio no fue coyuntural.

El cambio llegó para quedarse.

El editor de Daily Telegraph, Tony Gallagher, le explicó a Daniel Dessein, vicepresidente de Adepa (la asociación periodística argentina), que se trata de romper el círculo vicioso de caída de circulación, recorte de personal, pérdida de calidad, mediante el aumento de la calidad en los contenidos y de la credibilidad.” Los usuarios están dispuestos a pagar por contenidos exclusivos como los que encuentran los suscriptores de New York Times. Después del acceso gratuito a cierto número de notas, los lectores encuentran una barra de pago que, traspuesta, permite el acceso a una información exclusiva que, en adelante, ningún usuario  quiere perder.

De este modo la industria periodística ha encontrado una fórmula que le permite cobrar a los lectores que están dispuestos a pagar por un contenido”. (Dessein 162)

Los muros de pago hacen parte de las iniciativas con que los medios responden a la necesidad de adoptar una nueva estructura económica.

La Folha de Sao Paulo instaló la suya en 2011 y hoy cuenta con 60.000 suscriptores digitales; se le han sumado los grandes diarios de Brasil.

Otra iniciativa exitosa es la del diario digital francés Media part en donde se puede seguir el proceso de la crisis:

• despido de periodistas del diario Le Monde,

• decisión de seguir en la profesión a pesar de todo,

• examen realista de las nuevas condiciones,

• adopción de unos principios básicos para seguirla ejerciendo,

• rechazo de la publicidad y de los patrocinios como apoyos, como clave para preservar la independencia,

• voluntad de presentar una información de calidad y de estimular

• y mantener la interactividad con los lectores.

El apoyo y relación con 150 mil suscriptores revela que la suma de esas condiciones abre las puertas de una nueva etapa en la historia del periodismo.

Examino todas estas fórmulas y encuentro como elemento común la voluntad de mantener vigente un oficio de informar a la sociedad de acuerdo con normas que despojan al periodismo de todas las prácticas que como malezas lo han limitado y degradado.

Lo viejo de lo nuevo

Observen ustedes la exigencia de calidad y exclusividad que implica un tránsito desde el modelo noticia que se limitaba al aquí y ahora de los hechos, que de ser algo exclusivo del periodista pasó a ser posibilidad al alcance de cualquiera persona con un computador, una tableta o un café internet a su disposición.

De una información así, pasar a la información exclusiva y de alta calidad, ha significado un salto cualitativo en el que el periodista debe afinar, como pocas veces lo había hecho antes, las artes de su oficio. Pero al tiempo que descubre que su oficio había sido ejercido a medias y sin exigencias de calidad, da con la clave del futuro de su profesión. En adelante su ambición será la de entregar una verdad lo más completa posible.

Llama la atención otra característica. Los medios, al revisar su estructura económica descubren que su dependencia de la publicidad y de los patrocinios les resta independencia y con ella ese valor de la credibilidad que hace parte de la calidad y exclusividad que los usuarios quieren ver y sentir en la nueva forma de hacer periodismo.

Es cuando resulta evidente que la única dependencia aceptable para este periodismo del futuro será la del suscriptor, o sea la del lector. De ahí la naturalidad con que se acepta la nueva relación con el lector, que entra de lleno a hacer parte del medio de comunicación, en donde entra a ocupar un puesto que nunca se le debió haber negado o mezquinado. El lector siempre debió hacer parte de los medios que como bien social son su lugar propio.

Cuanto acabo de mencionar es el ideal ético de la información periodística: compromiso con la verdad, independencia y responsabilidad con la sociedad.

Es lo que Plenel saluda como el renacer de todo cuanto hay de digno, grande y verdadero en el periodismo. Refiriéndose a la crisis de los medios exclama: “es una buena noticia, pues vemos al periodismo volver a su razón de ser, a su justo lugar”. (Plenel 9)

Kelly Mac Bride, mencionada antes, expresa la misma idea: “ internet ha transformado el horizonte del periodismo, pero no así su misión tradicional y sus valores”.

Confirma estas ideas el informe de Reuters, aludido atrás, “las noticias fundamentalmente las siguen produciendo los medios tradicionales, es decir, los periódicos impresos. Pese a su relativa pérdida de estatura, continúa el informe, las empresas periodísticas seguirán jugando un papel crucial en el mundo”. Corresponde, pues, al periodista de hoy demostrar que el periodismo sigue siendo necesario.

Si en algún momento la estructura comercial de los medios quiso asignarle al periodista el papel subalterno de productor de entretenimiento, la coyuntura creado por lo digital demuestra que, si esa es su función, del periodismo debe desaparecer aplastado por el peso de las poderosas industrias del entretenimiento. Pero si el suyo es el papel de estimular el pensamiento mediante el conocimiento de la realidad y de sus posibilidades de cambio, esa es la vocación que le da dignidad y permanencia. “Es el momento para que los periodistas demuestren que son necesarios para la sociedad”, afirmó Ramonet al diario El País.

La clave del futuro la está dando la tecnología digital, imprescindible para cualquier proyecto de progreso, pero esa clave está condicionada por los ideales éticos de la profesión que le dan consistencia y valor a la tecnología. Hay que demostrar y demostrarnos que somos necesarios. Y esta es una enorme ganancia respecto de lo que profesionalmente estábamos viviendo. Además, es cada vez más evidente que un nuevo periodismo es posible para una humanidad que crece en ambiciones.

Tomado de la Fundación Gabo-Red Ética,com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *