Los abuelos “Se tienen que morir, pero de orgullo y amor”

209 0
3218697w1033 1024x683 - Los abuelos "Se tienen que morir, pero de orgullo y amor"

El emotivo mensaje del chef Donato de Santis a los ancianos por el coronavirus

22 de marzo de 2020  • 02:33

noche logo 300x169 - Los abuelos "Se tienen que morir, pero de orgullo y amor"
Foto:Eltrece.com

Velada atípica la de este sábado en La noche de Mirtha . Con la ausencia de la conductora, fue su nieta Juana Viale quien se puso al frente del programa, cuya mesa reunió a cuatro profesionales de la salud: Diego Montes de Oca Carlos Kambourian Diego Sehinkman Claudio Belocopitt , en un debate centrado exclusivamente en la pandemia del coronavirus . También estuvo el cocinero Donato de Santis quien dedicó unas palabras para los adultos mayores, y dijo: “Los abuelos se tienen que morir, pero de orgullo, de alegría y de amor”.

Con un escenario -según los especialistas- todavía incierto, la conversación atravesó diversos momentos, algunos muy serios, como la insistencia de Belocopitt en remarcar que estamos “ante un panorama de guerra”, o el de Kambourian describiendo la importancia de la cuarentena total como una manera de ralentizar una sucesión de contagios que, en mayor o menor medida, se darán muy pronto.

También hubo tiempo para la distensión, como el comentario de la conductora cuando -al hablar de que muchos adultos mayores se sienten inmunes por haber pasado tantas enfermedades y crisis- dijo: “Decile a mi abuela, que pasó todo ya”.

Sin embargo, el momento más emotivo de la noche no surgió de la mesa, sino cuando tomó la palabra Donato de Santis , invitado durante este mes a hacerse cargo del menú. Después de describir el primer plato, el chef pidió permiso para leer unas palabras que había escrito minutos atrás, “desde el corazón”.

Donato 300x194 - Los abuelos "Se tienen que morir, pero de orgullo y amor"

Con su acento ítaloargentino, el cocinero dedicó unos párrafos a las personas mayores que emocionaron a todos:

“Los ancianos son los más vulnerables, los que se ven más afectados por todo esto. No tenemos que olvidar que son ellos los que nos cambiaron los primeros pañales, los que nos enseñaron a andar en bicicleta, los que nos prestaron plata cuando había alguna necesidad, los que fundaron los clubes, los que te hicieron hincha de este equipo o del otro, los que combatieron en Malvinas, los que estuvieron en la Plaza luchando por este país, los que construyeron con sus manos la casa donde vivís ahora. Ellos son los primeros a los que tenemos que cuidar, porque son los que, eventualmente -esperemos que no-, se pueden morir.

Los abuelos se tienen que morir, pero de orgullo, de alegría y de amor”.

Tomado de LA NACIÓN.com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *