Alcaldesa: “El poder para qué”

108 0
Uniminuto 1 678x369 - Alcaldesa: “El poder para qué”

   

Claudia López, alcaldesa de Bogotá, D.C.

Foto Uniminuto

08 nuevo chaatph01 1494190756 300x201 - Alcaldesa: “El poder para qué”
Foto:El Espectador.com

Por William Giraldo Ceballos

Claudia López, como alcaldesa de Bogotá ha venido tomando medidas para disciplinar a los bogotanos y a los que no lo son pero viven y obtienen su sustento diario en la ciudad.

El poder es para gobernar o “para mandar” diría el chaparraluno dirigente Darío Echandía, autor de la pregunta y la alcaldesa lo está haciendo acertadamente.

Tiene más pantalones que los varones que la precedieron en el cargo.

Las volquetas, los camiones, camionetas y automóviles viejos que ya le sirvieron a dos o tres generaciones de familias durante más de treinta, cuarenta y cincuenta años, no pueden seguir contaminando y congestionando la ciudad bajo el pretexto de la pobreza de sus propietarios.

Debe ahora poner orden y prohibir que sean los ciudadanos los herederos del ruido, el humo y los trancones viales como consecuencia del comercio irracional de fierros viejos cuyo mantenimiento arruina y mantiene en la pobreza a sus propietarios.

Que protesten porque la Constitución Nacional les da ese derecho, pero que se cumplan las medidas.

Tampoco se deje doblegar por la protesta de los motociclistas y sus contaminantes ambientales de ruido y humo de sus vehículos. Los demás ciudadanos, los dueños de automóviles y camionetas familiares han acogido la medida -no de buena gana- pero están cumpliendo sin protestar y sin dejar de pagar impuestos.

Es hora también de buscar en el Congreso la expedición de una ley para que todos los propietarios de automotores tomen un seguro obligatorio que cubra todo tipo de accidentes , incluidas las indemnizaciones por invalidez y fallecimiento de las víctimas.

No se justifica de ninguna manera que los patrulleros de tránsito quienes determinen la responsabilidad del causante del choque para que las aseguradoras cumplan sus obligaciones. Se distraen así valiosos recursos que deberían estar al servicio de la seguridad ciudadana.

Tomado de Revista Corrientes.com

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *