Necesitamos un acuerdo político sobre salud mental

99 0
6OMZAVSXSBAWBFNZ2EA26TGW6A - Necesitamos un acuerdo político sobre salud mental
No es fácil mejorar la salud mental de un país. Por eso necesitamos liderazgo político ambicioso y urgente. 

Foto: Getty Images

16 ene. 2022 – 12:00 a. m.

Hay una causa que podría unir a todos los sectores ideológicos, fortalecer el tejido social, ayudar a sanar las heridas de un país violento, reconocer el trabajo de los profesionales de la salud y ser una inversión con réditos que se sentirán durante varias generaciones: crear un acuerdo nacional sobre salud mental. Además, lo necesitamos. El año pasado Colombia tuvo el número más elevado de suicidios en una década. Es momento de ir más allá de los lugares comunes sobre un problema menospreciado y que requiere reformas estructurales para tener solución.

En Colombia no se habla lo suficiente sobre salud mental. Cuando se discute, suele ser en el marco de una conversación mayor sobre el sistema de salud o se reduce a un asunto de cubrimiento. Las cifras, no obstante, no cuentan toda la historia. Y tiene sentido: históricamente, todo lo relacionado con la salud mental ha estado cubierto de prejuicios, de sufrimientos silenciosos y condenado por la idea de que “hay asuntos más importantes”. Pero el resultado ha sido nefasto. Tenemos una pandemia de ansiedad y de depresión que no se irá después de que hayamos controlado el covid-19. Además, quienes sufren trastornos mentales se enfrentan a un ecosistema hostil, confuso y a menudo insuficiente para el reto que implica subsistir. Tenemos dos opciones: nos tomamos en serio lo que ocurre o seguimos siendo cómplices de dolores innecesarios.

En el mundo perdemos cada año unas 700.000 víctimas del suicidio. En la región panamericana son unas 100.000. En 2021, en Colombia, 2.350 perdieron la vida por culpa del suicidio, el mayor número en una década. Y aunque suene extraño decirlo, esa es solo la punta del iceberg, lo más visible de un problema con raíces profundas y que afecta a muchísimas personas a lo largo de los años. En todo el mundo se estiman unos 300 millones de personas con depresión, la mayoría de ellas sin diagnóstico, sin tratamiento y padeciendo en solitario.

¿Por qué, entonces, necesitamos un pacto político? Porque la salud mental de un país no mejora con medidas simples. Sí, necesitamos una inversión considerable de recursos para aumentar el número de psicólogos y psiquiatras para mejorar la atención en las EPS, para que las citas no se asignen por poco tiempo y con meses de distancia entre unas a otras, para que la cadena de atención pueda hacer presencia en todo el país. Pero eso no es suficiente. La educación emocional tiene que enseñarse desde los colegios, los cuales no solo deberían tener cátedras dedicadas al tema, sino que necesitan tener un mejor ecoistema de atención en salud mental. Lo propio para las universidades.

El reto no se detiene ahí. Los prejuicios sobre el cuidado de la salud mental son profundos y atraviesan varias generaciones. Eso implica crear campañas de sensibilización y cambio, así como espacios para el diálogo. Abundan los relatos de pacientes que son juzgados por sus propios médicos, así como los de personas que nunca van a una terapia porque creen que eso los condena al estigma de “estar locos”. Romper esas dinámicas no es sencillo, pero tenemos que hacerlo.

Así como Colombia necesita propuestas ambiciosas en el ámbito económico, por ejemplo, una prioridad urgente del próximo Congreso y presidente debe ser la salud mental. ¿Cómo la convertimos en un propósito nacional? Los líderes políticos pueden fomentar la discusión. Necesitamos el acuerdo político sobre salud mental cuanto antes.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Tomado de El Espectador.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.